8.4.11

Yo no pretendía que me amaras ni que les hablaras a los demás de mí. No pretendía que me extrañaras ni que me llamaras, ni siquiera esperaba que te preocuparas por mí. Tampoco creía que pudieras besarme tan dulce y suave. No esperaba nada de vos. Nada. 
Pero tampoco esperaba nada de mí; no esperaba sentir así ahora. Y no es justo, no se supone que yo debía extrañarte, ni esperar a que me llamaras por teléfono, o que salgamos a caminar y me cuentes de tu vida No se suponía que yo estaba destinada a saborear cada palabra que decías... Nadie me dijo cómo sería, y yo, desde mi ignorancia, lo desconocía. Sin embargo, hoy el dolor me arranca las entrañas, y cada vez se vuelve más difícil, mi amor. No sé cuánto más podré soportar. 
Hoy la frustración se apodera de mí... Creo que la sociedad nos está exigiendo demasiado, y esto de vivir en la realidad no me gusta nada. ¡No nos merecemos estar separados! Y ahora entiendo, por qué estaba perdida antes; no tenía a que aferrarme, entonces, vivía en un pasado mucho más excitante. Me daba mucho miedo dejarlo atrás. Vos, yo... y el presente. El maldito y perfecto presente con vos. Gracias. Ojalá algún día voltees al pasado y me recuerdes con afecto... Yo por mi parte te recordaré en el presente, día a día, porque no creo que mis sentimientos cambien algún día. Y ellos viven conmigo, en el presente. Y en mi presente, te quiero, más de lo que debo... Adiós. 
Agustina

3 comentarios:

Nel dijo...

ai hermosa i triste entrada ,te entiendo tan bien,pero bueno cuando algo no es debemos entenderlo asi i seguir adelante....saludos!

Natalia dijo...

Me gusto mucho pero fue duro esto que lei.. Triste ):

Paz dijo...

Que triste lo qe pusiste , pero me encanto . Muchas veces nos pasa que no queremos apegarnos tanto a alguien y sucede todo lo contrario .Yo siempre pienso qe todo lo que tiene qe ser VA A SER . me encanta tu blog ... te mando besos y paz!