15.10.11

It's a wild world

Ahora me acuerdo lo que se sentía. Esa impotencia del no poder hacer nada, esa frustración por intentar arreglar algo y te sale peor.
No sé qué es lo que está bien y lo que está mal. qué hice bien y en qué le erré, pero sí puedo decir cómo me siento yo. Quizás debería sentir furia porque todo se desmorona otra vez, pero no. Me entristecen estas cosas, y por eso escribo acá. Si le contas algo a alguien, te va a dar su opinión o consejo y yo no quiero eso. Solo quiero ser escuchada y con mi blog me alcanza, porque escucho lo que me pasa a mí. Creo que me atemoriza escuchar opiniones ajenas. Supongo que es porque a veces la gente no se da cuenta de lo cruel que pueden llegar a ser y te escupen las palabras en tu cara y arreglatelas vos solo. Y... no estoy dispuesta a soportar eso otra vez.
Siento que todo se cae, que cada vez veo todo más lejos pero lo siento cerca, lo siento conmigo. Sentir que quizás todas las promesas que una vez fueron hechas se pueden llegar a ir al carajo. Fuck, es tan difícil todo. No quiero que se vaya todo. No quiero, no puedo dejar que eso pase. Es como... ¿viste cuando amas tanto a alguien que ya no te importa que te rompa el corazón en 142545343254 pedazos una y otra vez? Así me siento cada vez que todo se cae, siento que no hay nada, que solo queda el silencio y yo llorando de fondo. Y es feo porque, la persona que más feliz te hace también es la que más puede lastimarte, por ese mismo motivo: porque si se aleja, sentis que ya no hay nada, solo un vacío sustancial que solo esa persona puede completar. Me asusta tanto pero tanto darme cuenta de eso. Que ya estoy hecha, o sea, no puedo huir, no puedo renunciar ni quiero hacerlo pero... La espera me asfixia, el tiempo se pasa lentísimo. Toco un botón de mi celular para asegurarme de que no haya sonado. Esperar. Todo en la vida es esperar, y eso es lo que nos rompe las pelotas. Pero lo peor de todo es que siempre esperarías a esa persona. La puta madre. Solo quiero dormir hasta que se solucione todo, quiero ahorrarme el sufrimiento de esperar una respuesta que desconoces cuál puede ser. Y eso es lo que me mata justamente. No quiero hablar más del tema, chau.
Agustina

4 comentarios:

melu dijo...

me senti identificada, es genial esta entrada♥

Rebe..^ dijo...

no quieres opiniones asi que no te dare la mia , solo espero que todo se soluciones pronto animo nena!!

Un día dieciseis dijo...

Me sentí totalmente identificada. Es horrible saber que quien más amas es quien más te hizo llorar, no poder dejarlo y hasta no querer hacerlo. Yo tampoco quiero escuchar que me dicen los demás (y no por estar ciega) simplemente porque sé como es pero no quiero admitirlo, no puedo admitir que sea así. Ojala algún día se calme el dolor, se ordene la cabeza y salga el sol!

AmericanVision dijo...

Todo lo que dices, es tan real..Te sigo! Pasate por mi blog si quieres, un beso desde whattowearwhattogive.blogspot.com