19.4.11

-Te amo Melanie. Yo... Yo te quería preguntar si queres estar conmigo, pero o sea solo nosotros.
-Sí.
-No, espera, pensalo bien, porque después no quiero que te arrepientas...
-¿Entonces si ya lo sé te digo?
-Y sí.
-Sí, quiero estar con vos y te aseguro que nunca me voy a arrepentir.


"Te seguro que nunca me voy a arrepentir". Exacto. Y así fue. Nunca me arrepentí.
En todo caso, tendría que haber sido yo la que te debería haber hecho esa sugerencia. Que no me arrepienta. ¡Ja! Me haces reír. Parece que los roles se invirtieron... Eras vos el que iba de la mano con el miedo, y ahora... no. Ahora soy yo. Miedo a saber qué va a pasar con vos y yo, o quizás, solo conmigo.
Me haces sentir como si fuese Dios, aunque no crea mucho en él. Es decir, yo te voy a amar pase lo que pase, hagas lo que hagas. Tal vez no siempre de la misma manera. Y sabe también que me llevo todo de vos; los malos momentos (realmente ninguno fue malo, aunque a veces me hiciste llorar hasta deshidratarme) decido adquirirlos a mis nuevos conocimientos, y así mejorar mi punto de vista. Y los buenos... Los buenos los llevo en mi memoria. 
Oh my god, sacas todo de mí, todo, absolutamente todo. Lo malo está representado en estas líneas... Y lo mejor, te lo entregué a vos.
Agustina 

5 comentarios:

Pauu dijo...

Sos tierna, creo que a todos alguna vez pasamos por eso, el miedo.

Melodías Agridulces dijo...

Todos tenemos miedo a empezar con algo nuevo, pero lo importante es nunca nunca arrepentirse de algo que en su momento nos hizo felices.

Margerine dijo...

Pienso lo mismo que Pauu.
me encantó la entrada.

Martina dijo...

Que lindo sentirse asi con alguien, no me pasa hace muuuucho

Naïve dijo...

Estoy de acuerdo con Melodías Agridulces en que no debes arrepentirte de algo que, al menos por un tiempo, te hizo feliz.
Me gusta mucho tu blog, te sigo :)
un abrazo