26.4.11

Mis papás son fumadores, y como consecuencia tengo que fumar pasivamente. Eso al principio me molestaba, me daba bronca, me parecía una injusticia. Y ahora también. Nada más que en este momento la tristeza nubló todo... Y siento que cada día me queda menos tiempo de vida del que debería tener. ¿Y ellos? Mejor ni pensarlo. "Papá y yo vamos a dejar". ¿Cuándo? ¿Hasta cuando tienen que esperar? ¿Hasta que nos enfermemos mortalmente? ¿Ahí van a aprender? 
Hay cosas que yo no puedo hacer por su culpa, como por ejemplo correr. Sí, claro que puedo correr. Pero no puedo resistir tanto como los demás. Y eso me molesta. Me molesta, me entristece que yo no pueda hacer las cosas como los demás, o por ahí un día tenga que ir con olor a cigarrillo en el pelo. Y juro que nunca en mi vida voy a ni siquiera probarlo, lo juro. 
No quiero que queden caracterizados como los malos de la película, porque ni siquiera lo hay, son las mejores personas del mundo, Dios. Pero tienen ese gran defecto que me hace sentir mal, muy. 
Y lo peor de todo es que me caen las lágrimas otra vez, por ustedes, por algo que por ahora, no parece que fuera a cambiar. Ese es el problema.
Agustina

3 comentarios:

Natalia dijo...

Ei arriba Agus! No hay razón de llorar o sentirse mal, estas viva y asi es la vida bebe :S Como en todo, hay cosas buenas, malas , que nos gustan o no.Te amo

Luz dijo...

Y bueno, supongo que hay que bancársela. Si yo fuera vos, hablaría con ellos, si es que ya no lo hiciste. No sufras :) no soluciona ningún problema... Besos :)

Ro Espinoza dijo...

Me identifique con esto. Mi mamá también fuma... y hay veces que intento no respirar aquel humo, pienso lo mismo que vos "voy a vivir menos que todos" pero llega el momento en el que el aire falta :/. Sólo que mi mamá no va dejar de fumar ! :S
Bueno... espero que sea algo que pueda superarse.
Fuerzas, muchas fuerzas!
Me gusta tu blog!
Cuídate. Besos.