1.3.11

No había más salida, no había escapatoria alguna, tenía que decidir. Decidir entre la libertad de sentir lo que quisiese o el amor de Lucy. Cuando la observé a los ojos, le di un suave beso y la abracé, ella se echó a llorar y me pidió que por favor me quedara, que no me fuese, que no la dejara sola. Y es que en mi mente, solo cabía la idea de las contradictorias opiniones de los demás, aunque yo la amaba con la mayor de las pasiones con las que pocas veces se ama, por una razón o por otra la dejé. He pasado días enteros golpeando mis nudillos contra el cemento, pensando por qué habré sido tan ciego, por que habré dejado escapar aquello que me hacía feliz. Tan solo pensaba en mi, en lo que yo quería, hasta que me di cuenta que sólo la quería a ella y que todo lo que necesitaba era su amor. Y hoy estoy aquí como un cobarde contando mi historia, para que nadie vuelva a cometer el mismo error que yo cometí cuando abandoné al amor de mi vida, y aprendí que lo mas grande que puede ocurrirte en esta vida es amar y ser correspondido.

8 comentarios:

Luz dijo...

Amar es lo más hermoso. Qué feo sentir que te equivocás, porque pensaste algo que para vos estaba bien y sin embargo, te hace muy mal...

David dijo...

... Amar y ser Amado...

un buen quid!

Besos

SamanthitaaA dijo...

Precioso(L)
Aquí te dejo el mío.
Te sigo. ;)
http://tueresmasqueeso.blogspot.com/

Melodías Agridulces dijo...

Esos errores que cometemos son para aprender, pero muchas veces no podemos volver a atras y lo vamos a lamentar toda la vida. Pero nadie nace aprendiendo y sabiendo todo, asique a veces es inevitable errar así.

Adllen dijo...

linda entrada!

Flo. dijo...

Me encantaaaa ♥

Writings Loves dijo...

dios tus palabras me trajeron nostalgia !

Rebe..^ dijo...

muy lindo
k andes bn nena